En el tratado clásico “De arquitectura” de Marco Vitruvio, escrito allá por el año 15 a.c., el autor recoge los principios que deben regir la arquitectura: “utilitas, firmitas, venustas” (utilidad, solidez, belleza).

El equilibrio entre las tres cualidades debe guiar cualquier proyecto. Las baldosas hidráulicas, como material arquitectónico, responden a estos principios a la perfección.

 Este tratado siempre ha estado vigente, en especial en la arquitectura de la época renacentista, al tomar como referencia los edificios grecolatinos, rompiendo así con la historia y suponiendo un punto de inflexión en la misma. Se hizo a través de la interpretación de las obras clásicas, modelo de la perfección. También resurgió una concepción integral humanista como guía para la entrada en una nueva órbita. Para nosotros es importante señalar la relevancia que alcanzó la artesanía, pasando del anonimato a considerarse sus artífices como profesionales y artistas.

En la era actual de la post-modernidad se vuelve más necesario que nunca volver la mirada hacia el pasado para observar, analizar y aprender del trabajo de algunos clásicos.

Desde Lamardelejos nos cautivan algunas ideas de Vitruvio, tanto por su funcionalidad como por la actualidad de estas, y nos animan a preguntarnos sobre el logro en nuestro trabajo de algunas premisas. El mosaico hidráulico, como parte de esa bella creación/composición que es la arquitectura, debe responder también a algunos principios arquitectónicos.

Baldosa hidráulica. Mosaicos Lamardelejos

Baldosa hidráulica. Detalle.

Suelo hidráulico antiguo. Granada. Cazadores de baldosas. Mosaicos Lamardelejos

Suelo hidráulico antiguo. Granada

Suelo hidráulico antigo. Granada. Mosaicos Lamardelejos

Suelo hidráulico antiguo. Granada

Baldosa hidráulica antigua. Reproducción. Mosaicos Lamardelejos

Baldosa hidráulica antigua y reproducción.

Baldosa hidráulica antigua. Reproducción. Mosaicos Lamardelejos

Baldosa hidráulica antigua. Reproducción.

Baldosa hidráulica antigua. Reproducción. Mosaicos Lamardelejos

Baldosa hidráulica antigua y reproducción.

Baldosa hidráulica. Reproducción. Mosaicos Lamardelejos

Baldosa hidráulica antigua. Reproducción.

El mosaico hidráulico y su utilidad en la arquitectura.

Utilitas. ¿Cómo alcanzamos la utilidad? Esta pregunta la respondemos con otras preguntas que nos sirvan de indicadores. ¿Es útil? ¿Este suelo, revestimiento, o estas piezas sirven para lo que realmente dicen servir?  ¿Cómo se mide la utilidad? No es absurda la pregunta. Cuantos suelos o revestimientos al instalarnos nos decepcionan porque no cumplen con las expectativas o con la funcionalidad básica para la que fueron instalados. El mosaico hidráulico antiguo y tradicional es un revestimiento ideal, que destaca especialmente por su dureza, resistencia y textura.

Otra característica es que se trata de un material especialmente indicado como revestimiento para suelo radiante al ser un buen transmisor del calor. Y no hay que olvidar la sensación que transmite el placer al andar descalzos en verano por ellos. Su acabado es especial, el polvo de mármol blanco le otorga una delicada y suave terminación.

Actualmente la utilidad también se mide desde su impacto medioambiental. La baldosa hidráulica es un producto de muy bajo impacto y sostenible. Y esto ¡es de una gran utilidad! La elaboración es artesanal. No requiere cocerse en horno. El proceso es a través de fraguado, por lo que no hay emisiones al medio ambiente. Se utilizan áridos, y los pigmentos usados son de origen mineral.

Actualmente la utilidad también se mide desde su impacto medioambiental. La baldosa hidráulica es un producto de muy bajo impacto y sostenible.

La utilidad se mide con la duración o vida útil que garantiza. Algo es útil cuando es duradero, cuando sabemos que no es de usar y tirar. De lo contrario, es algo efímero e innecesario. Para un suelo necesitamos que se garantice la resistencia para soportar tránsito,  carga, mobiliario… Y este criterio se relaciona con el siguiente, con la firmeza.

El mosaico hidráulico y la solidez o resistencia de las baldosas como material arquitectónico.

Firmitas. La firmeza o solidez es una cualidad propia de la baldosa hidráulica, uno de sus fuertes. El suelo hidráulico se caracteriza por su resistencia y durabilidad de las piezas. La presión ejercida para su elaboración y el tiempo de fraguado garantiza una gran firmeza a la baldosa. Lo podemos comprobar en la permanencia de mosaicos hidráulicos modernistas datados de hace más de un siglo muy bien conservados.

En Lamardelejos cuidamos los materiales, la primera calidad de estos es esencial. Los pigmentos que utilizamos son estables, elaborados a partir de óxidos, que no se alteran con el paso del tiempo u otras condiciones.

El suelo hidráulico se caracteriza por su resistencia y durabilidad de las piezas. La presión ejercida para su elaboración y el tiempo de fraguado garantiza una gran firmeza a la baldosa.

El valor concedido a los mosaicos hidráulicos antiguos se materializa en la conservación y, en su caso, reproducción de éstas piezas. El hilo de la historia continúa con el deseo de permanencia del suelo que ha otorgado identidad a una estancia; la herencia del suelo que pisamos.

Algunas imágenes de esta entrada son reproducciones de suelos hidráulicos antiguos. También puedes ver algunas reproducciones emblemáticas que hemos realizado de nuestro patrimonio, como la del suelo hidráulico de la habitación de Lorca o de la Capilla del Colegio Máximo de la Universidad de Granada. 

Baldosa hidráulica antigua. Detalle reproducción. Mosaicos Lamardelejos

Baldosa hidráulica roja. Detalle.

Baldosa hidráulica. Modelo Alsabika. Granada. Mosaicos Lamardelejos

Baldosa hidráulica. Modelo Al-sabika.

Baldosa hidráulica. Diseño Lamardelejos. Modelo botánico. Mosaicos Lamardelejos

Baldosa hidráulica. Modelo Botánico.

Baldosa hidráulica. Diseño Lamardelejos

Baldosa hidráulica. Modelo Tapiz

Baldosa hidráulica. Diseño Albaicín. Mosaicos Lamardelejos

Baldosa hidráulica. Modelo Albaicín.

El mosaico hidráulico y la belleza en la arquitectura.

Venustas. La tercera cualidad de Vitruvio, la belleza, cobra toda su dimensión en la belleza de los mosaicos hidráulicos. Las composiciones de los diferentes diseños y modelos, tanto de los clásicos modernistas como de algunos más actuales son visualmente el rasgo distintivo de este suelo.

A través de los diseños, y gracias a la confluencia con el arte modernista de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, el mosaico hidráulico acabó imponiéndose y extendiéndose por toda Europa y la cuenca mediterránea. Los motivos florales, vegetales o geométricos, con composiciones a través de la unión de dos, cuatro, o más baldosas, convirtieron estas piezas en un verdadero arte. Las baldosas hidráulicas antiguas junto con sus coloridos modelos era el material de referencia en el modernismo arquitectónico. El fotógrafo Sebastián Erras, en sus proyectos Barcelonafloors, Parisianfloors o Cubanfloors, baja la vista para mostrarnos el arte y la belleza del mosaico hidráulico.

En la actualidad, los diseños de antaño más complejos o estéticamente cargados han dado paso a otros de más simplicidad, ligereza y una acertada combinación de colores, aunque igualmente bellos.

En Lamardelejos apostamos por nuestros propios diseños y modelos. Puedes conocer algunos en nuestra sección de modelos de mosaicos hidráulicos. La creatividad no tiene límites. Y su aplicación en paredes, murales o muebles nos hace ver que los diseños y la belleza es ilimitada.

…existe otro lenguaje arquitectónico, que habla de las personas, de la sociedad y de la naturaleza.

Es ineludible repensar los principios que guían la arquitectura actual, en ocasiones con resultados de inutilidad para las personas y sin relevancia social (otra ética de la arquitectura de Vitruvio), con derroche de recursos naturales, de usar y tirar, y con alto impacto medioambiental.

Pensemos que también existe otro lenguaje arquitectónico, que habla de las personas, de la sociedad y de la naturaleza. Quizás nos encontramos en un punto de inflexión, de ruptura con lo anterior, como en el renacimiento, con un nuevo humanismo, en el que podemos redescubrir y reinterpretar obras clásicas, sin por ello renunciar a la modernidad.

Conoce un poco más a nuestro fotógrafo @juanlinaresfotografia y su especial mirada en Besarse en Granada

Pin It on Pinterest

Share This

COMPARTE

Comparte esta publicación con tus amigos!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar